Nuevos estudios científicos avalan las bondades del aceite de oliva y la dieta mediterránea

0
72
023 aceite de oliva pexels

El aceite de oliva virgen extra es un elemento fundamental de prevención de enfermedades y accidentes cardiovasculares. Esta es una de las conclusiones derivadas de la visita del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, a las instalaciones del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC) de Córdoba, uno de los 32 institutos acreditados en España para la investigación sanitaria por el Instituto Carlos III, donde se realizan en la actualidad más de una decena de investigaciones sobre los valores del aceite de oliva.

Asimismo, Planas ha destacado la importancia de contar cada vez con más informes científicos de cara a la mejor valoración del producto y a que en un futuro se pueda autorizar alguna declaración nutricional y de propiedades saludables.

Todo este conjunto de estudios científicos puede resultar muy importante de cara a la discusión europea sobre el etiquetado de productos alimenticios y la identificación de propiedades saludables, en la que España defenderá la dieta mediterránea, reconocida Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Además, Planas ha conocido en detalle los resultados de la investigación más reciente, el estudio Cordioprev, desarrollado por investigadores del IMIBIC, el Hospital Universitario Reina Sofía y la Universidad de Córdoba y publicado en la revista internacional Lancet, que pone de manifiesto que la dieta mediterránea es más eficiente en la prevención de la recurrencia de enfermedades cardiovasculares que otra dieta baja en grasas.

Tanto una dieta baja en grasa (rica en hidratos de carbono complejos) como la dieta mediterránea (rica en grasa monoinsaturada cuya fuente de grasa principal es el aceite de oliva virgen), ya habían probado ser eficaces en la prevención primaria de enfermos de alto riesgo que aún no han desarrollado enfermedad cardiovascular. La importancia de este estudio es que hasta el momento, la dieta mediterránea no había demostrado efectos beneficiosos sobre la salud en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida, comparada con otra dieta cardiosaludable como es la dieta baja en grasa.

El IMIBIC también ha desarrollado otros estudios como Predimed de prevención con dieta mediterránea. Esta investigación se realizó sobre una muestra de 7.477 personas con alto riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, a las que se aplicó dieta mediterránea sin recomendación de restricción calórica ni ejercicio físico.

El estudio, publicado en la revista New England Journal of Medicine, demostró que la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos como nueces, avellanas y almendras resulta más eficaz que otras dietas bajas en grasas recomendadas para prevenir patologías cardiovasculares.

Planas ha reiterado las grande ventajas que tiene España como primera productora mundial de aceite de oliva, más del 46 % del total, y sus enormes posibilidades de crecimiento, ya que, pese a todas estas cualidades saludables, apenas supone el 3 % del total de grasas vegetales que se consumen en el mundo. «Tenemos que conseguir aumentar estas cifras, por razones de comercialización y venta de producto, pero también de salud», ha afirmado.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

dieciseis + once =