Hosteleros de Barcelona se unen a Fundación Mahou San Miguel para crear empleo de calidad

0
172
048 hosteleros barcelona

La búsqueda de talento cualificado se ha convertido en uno de los mayores retos actuales para el sector de la hostelería. Asimismo, la capacitación en habilidades específicas es cada vez más demandada y un requisito indispensable para encontrar empleo.

Según los últimos datos de la EPA, desde el inicio de este año se ha producido una recuperación del empleo, y los trabajadores ocupados en el sector de la hostelería han aumentado un 21,7% respecto al mismo periodo del año anterior. Concretamente, en el ámbito de la de restauración el incremento fue de un 17,8% con 176.900 trabajadores más que en 2021.

En este sentido, en Fundación Mahou San Miguel trabajan para enriquecer la formación de jóvenes con talento que quieren acceder al sector pero también para ayudar a los profesionales que ya trabajan en hostelería y quieren seguir avanzando en su carrera.

De esta manera, pusieron en marcha hace cinco años en Barcelona su plataforma global de formación para el empleo, Creamos Oportunidades en Hostelería y Turismo, a través del curso de Grado Medio Dual en Servicios de Restauración en colaboración con el Institut Escola d’Hoteleria i Turisme de Barcelona (EHTB), y de Especialista de Sala junto con la Escuela Superior de Hostelería de Barcelona (ESHOB). La próxima edición dará comienzo en septiembre con un nuevo curso de FP Dual y en noviembre de especialización en Dirección de Sala.

El programa combina la formación teórica en el centro educativo con prácticas reales en establecimientos de prestigio colaboradores de Mahou San Miguel en Barcelona, de manera que los participantes pueden conocer de primera mano las necesidades actuales del mercado laboral. En total han sido 40 los restaurantes que han participado con el programa desde su inicio. Actualmente lo llevan a cabo Cèntric Gastro, Grupo Olivé (BarcelonaMilano), Grupo Balcastro (Casa Ràfols), Grupo La Capricciosa, Fismuler, Molino de Pez, New York Burger, Grupo Esencia (Restaurante Agua) y Grupo Cacheiro (Chèri).

Los profesionales que colaboran en el programa consideran necesario ofrecer oportunidades a los jóvenes que comienzan y corroboran la necesidad de partir de una formación de calidad para poder acceder al mundo laboral. En este sentido, Bruno Balbás del Grupo Balcastro afirma que “estar bien preparados es fundamental para dignificar la profesión. Existe una diferencia abismal entre los que han recibido formación y los que no, y eso se traslada tanto al empresario como al cliente”.  Además insiste en que “nuestra profesión tiene que ser vocacional y no un mero trabajo ocasional”.

Jaime Derqui de Fismuler también apunta que “acogemos encantados a los jóvenes del programa de la Fundación que en un primer momento entran para realizar sus prácticas, pero cuando finalizan se quedan con nosotros debido a la gran preparación que acaban adquiriendo”. Por su parte, Marta Gonzalez, responsable de RRHH del Grupo Cacheiro valora el nivel formativo con el que llegan a sus establecimientos. “La formación que reciben les permite salir bien preparados al mundo laboral”, señala. Por su experiencia reconoce que “muchos de los jóvenes que comienzan a trabajar en este sector no lo ven tan complejo y, sin embargo, una vez que se incorporan, descubren que la formación previa es necesaria”.

Desde Fismuler también destacan la diferencia entre los jóvenes ya formados, frente a los que empiezan a trabajar por conseguir unos ingresos. “Los comienzos en este sector son duros. Los jóvenes que vienen ya formados en seguida se adaptan y ponen muchas ganas por aprender y mejorar”, asegura Jaime Derqui.

 

La satisfacción de ofrecer un buen servicio

Desde hace ocho años, Fundación Mahou San Miguel impulsa la FP Dual como la mejor herramienta para los jóvenes para conjugar el aprendizaje de calidad y la posibilidad de acceder al empleo. Virginia Luca de Tena, directora de la Fundación Mahou San Miguel asegura que “en nuestros itinerarios formativos impulsamos la especialización en la gestión y dirección de sala y, para ello, contamos con los mejores profesionales que comparten y transmiten a los alumnos durante sus prácticas en los establecimientos las necesidades para el futuro del sector”.

“Somos personas que atendemos a personas y tiene que ser un placer y una satisfacción para el profesional, sentir que generas bienestar con tu trabajo y que el cliente se lleva una experiencia buena, que seguramente querrá repetir”, afirma Bruno Balbás. En este sentido, Marta González también destaca la importancia de la especialización porque “en un negocio de hostelería, el servicio de sala es el 50% del éxito de un restaurante y hay que cuidar mucho el trato que se da al cliente”.

Entre las competencias que más se valoran hoy en día, los hosteleros destacan los idiomas, la tecnología, de forma teórica y práctica como el uso de handies y TPV o técnicas de venta, pero también como afirma la responsable del Grupo Cacheiro “el saber estar y conocer cómo adelantarse a las peticiones de los clientes y, sobre todo, muchas ganas de aprender y trabajar”.

Otro aspecto que consideran relevante en la preparación de un buen profesional es dotarle de herramientas capaces de detectar las necesidades de cada cliente “es crucial tener competencias psicosociales y muchas veces no le damos especial importancia”, insiste Balbás.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diecinueve − 10 =